Durante los casi 4 años que somos padres hemos ido aprendido muchas cosas. Una de ellas es cómo hacer más llevadero viajar en coche con un bebé. Tanto para el bebé como para nosotros. 

Si queréis saber nuestros trucos para hacer más llevaderos los viajes ¡Seguid leyendo!

Cada niño es un mundo

Es importante tener en cuenta que cada niño es un mundo. Después de la llegada del segundo os podemos asegurar que eso es cierto. Así que no os garantizamos que lo que a nosotros nos funciona a vosotros también, pero ¡por probar no perdéis nada!

La mayor nunca había llorado en el coche, era una bebé que iba super tranquila. En cambio el peque desde el primer día que lo subimos al coche fue un drama. Empezaba a llorar y no había manera de calmarlo. Lo pasaba muy mal él, nosotros y la mayor. También es cierto que durante los primeros meses de vida de la mayor yo siempre iba detrás con ella. Si se le caía el chupete yo se lo ponía, si quería antención yo se la daba… pero con el segundo no ha podido ser. No hay espacio suficiente para yo ir detrás con él. Por suerte parece que poco a poco se siente mejor en el coche y ya no tenemos esos llantos interminables con los que tanto sufríamos todos. Aún nos parece increíble cómo va despierto sin llorar en el coche.

Viajar en coche con un bebé. Nuestros trucos

1. Darles una motivación

Para nosotros esto es clave. Explicarles con antelación cosas sobre el lugar que vamos a visitar y todo lo que veremos. Crearles el gusanillo de conocer un lugar nuevo. 

La peque siempre había ido bien en el coche. ¡Hasta que llegó la pandemia! Cuando por fin dejaron salir a los niños de casa y cogimos el coche fue un drama. El verano de 2020 fue especialmente complicado el tema coche con la peque. Fue cómo se hubiera “desacostumbrado” a ir en coche. Así que desde entonces nos inventamos historias. Si hacemos escapadas para ver castillos o pueblos medievales le decimos que vamos a un castillo a ver si encontramos a Rapunzel encerrada en la torre.

Buscando a Rapunzel en Tossa de Mar

Que vamos a Banyoles, pues le hablamos del monstruo que “habita” en su estanque y le ponemos la canción popular. De esta manera subir al coche no es tan drama y si vemos que la cosa se pone fea durante el trayecto le recordamos el propósito del viaje. Os hemos de confesar que a día de hoy todavía no hemos encontrado ni a Rapunzel ni al monstruo de Banyoles 🤣. 

2. Cubrir sus necesidades antes de empezar el viaje

Esto también es muy importante. Los peques antes de subir al coche tienen que haber comido y estar con el pañal cambiado o su pipi hecho. Si no empezaremos el viaje y a los 10 minutos oiremos lloros o una vocecita quejándose y tendremos que salir de la autopista para hacer pipi o cambiar el pañal donde sea.

3. Llevar ropa comoda

Esto se aplica a los niños pero también a los mayores. Para un viaje en coche no hay que ir hecho un pincel sino cómodo. Tampoco hay que llevarlos muy abrigados o empezarán a tener calor a medio viaje.

4. Tapar las ventanas para que nos les moleste el sol

A parte de los típicos parasoles de dibujos, nosotros llevamos un pareo de playa grande y unas pinzas para trapos en el coche. Para que os hagáis una idea es un pareo de playa de este estilo, pero en el mercadillo seguro que lo encontráis más barato.

Los parasoles de las ventanas traseras no cubren todo el cristal y por ahí se cuelan rayos de sol muy molestos. Al menos para nuestra peque son super molestos, enseguida se queja de que le molesta en los ojos. Así que antes de empezar un viaje le ponemos el pareo, con un sistema de pinzas muy rudimentario pero eficaz, para que vaya agusto.

5. Aprovechar sus horas de sueño

A nosotros no nos gusta conducir de noche aunque con niños sería lo ideal porque así seguro que duermen. Conducir durante el día con el peque de momento no es problema porque hace muchas siestas, pero la mayor ya no hace ni una siesta 😭. Pero sabemos que si por la mañana la cansas y después de comer la sientas en el coche no se resiste y acaba cayendo en los brazos de morfeo. Sabiendo esto, nosotros aprovechamos para viajar después de comer. En vuestro caso igual no es así, pero vosotros conocéis mejor que nadie a vuestros peques y seguro que encontráis el mejor momento para empezar el viaje.

6. Ir haciendo paradas

Durante un viaje en coche con un bebé es importante ir parando cada 2-3 horas para cambiarlo de postura. No es bueno que estén tanto rato en la misma posición en la sillita del coche. Si ya andan, también es importante que estiren las piernas. Al igual que los adultos que también necesitamos ir parando, estirar piernas y descansar un poco antes de seguir conduciendo.

Nosotros como intentamos salir al mediodía, después de comer, aprovechamos para hacer noche y seguir la ruta al día siguiente. Sí, el viaje se hace más largo en horas, pero os aseguramos que si no vais haciendo paradas se os hará infinitamente más largo aunque lleguéis antes a vuestro destino.

7. Audiocuentos y música que les guste

Los audiocuentos han sido un gran descubrimiento. Nosotros escuchamos “Contes del Super3”, “Audiocontes de Rac1” y “Cuentos for Kiddos!” Los dos primeros con cuentos en catalán y el último con cuentos en inglés y en español. Os aconsejamos que os bajéis las playlist para no gastar en datos y por si perdéis cobertura. Qué no queremos que haya ningún drama porque el cuento se queda a medias.

Nuestra playlist de audiocuentos

A parte de los audiocuentos os recomendamos que os hagáis una playlist con sus canciones favoritas. Aunque también os animamos a que escuchéis un poco a gusto de todos. Así escuchamos música que nos guste a los adultos y ellos descubren música nueva.

8. Llevar un espejo retrovisor

Verte les da tranquilidad pero también nos gusta llervar los retrovisores para ir viendo como llevan el viaje. Si van dormidos, despiertos, contentos… Nosotros compramos este retrovisor Chicco para la peque y hemos repetido modelo con el peque.

9. Llevar un peluche

Nosotros les damos un peluche y no un juguete porque en caso de accidente, si llevan un juguete les puede hacer daño. Así que nuestros peques no llevan juguetes cuando estamos en el coche, llevan un peluche al que pueden abrazar para dormir o con el que crear mil y una historias.

10. Tener paciencia

A veces es complicado mantener la calma cuando estás cansado. Y es muy fácil decir que hay que mantener la calma cuando en el coche no hay mas que lloros o frases como “quiero llegar ya” o “me quiero levantar” en bucle. Pero poniéndonos nerviosos sólo conseguiremos entrar en un círculo muy malo del que costará más salir. Así que habladles, intentad entenderlos y sacarlos del bucle cambiando de tema. 

11. Otras opciones

Si habéis llegado hasta aquí estaréis pensando ¿y las tablets? Sabemos que el recurso de la tablet es muy útil y se utiliza mucho pero nosotros desde que nació la peque tenemos claro que pantallas lo mínino. Tras la pandemia habría sido el recurso fácil para que la peque fuera tranquila en el coche, pero no creemos que enchufarlos a una pantalla sea la solución. Creemos que los niños han de aprender a tener paciencia y a aburrirse y con las pantallas eso no sucede. No somos mejores ni peores padres, simplemente es nuestra opinión y nuestra manera de hacer. 

Esperamos que esta entrada te haya sido de ayuda y te haga los viajes en coche más llevaderos. ¿Conoces algún otro truco para hacer que los viajes en coche con bebés sean más llevaderos?