Ir a cualquier ciudad de Andalucía y no comer tapas debería ser pecado. Laura tuvo que ir a Målaga dos días por un congreso de trabajo y yo hice el esfuerzo de coger un vuelo e ir a visitar esta ciudad.