La Pedrera o Casa Milà: controversia en la obra de Gaudí

Escrito por

La Pedrera es una de las obras modernistas más importantes de la ciudad de Barcelona. Junto con el Parque Güell, la Sagrada Familia y otros monumentos, Antoni Gaudí dejó su huella en la capital catalana. En esta ocasión hemos querido hacer de turistas en nuestra propia ciudad e ir a hacer la visita guiada a la Pedrera.

Durante la visita pudimos ver la terraza (uno de los elementos más destacados del edificio), el desván y un piso de la Pedrera. Pero antes de contaros cómo fue, primero queremos que sepáis cómo llegó a ser la obra que es hoy en día.

Historia de la Pedrera: contratiempos, malentendidos y un edificio que no gustaba

Gaudí llegó a un acuerdo con la familia Milà para construir La Pedrera, pero a partir de enconces no surgieron más que problemas para el arquitecto de Reus. Durante la construcción, el Ayuntamiento paró las obras alegando que sobrepasaba el límite de altura de un edificio en su situación. Hasta que no se declaró construcción monumental, no se pudo continuar edificando.

Fachada de La Pedrera
Fachada de La Pedrera

La Pedrera, a pesar de ser una de las mejores obras de Gaudí, no siempre se ha visto con buenos ojos. Una vez construida la gente del barrio no le gustaba. Dejaron de hablar con la familia Milà, ya que decían que la construcción de la Pedrera haría bajar el precio de la vivienda en esa zona.

Gaudí tuvo problemas con la familia Milà, con la que terminó yendo a juicio por que decía que le habían pagado menos de lo que tocaba. Gaudí acabó ganando y dio ese dinero a la caridad, ya que sólo quería hacer bien las cosas y no le importaban el dinero.

Muchos años después, habiendo pasado por la Guerra Civil y muchas penurias tenemos La Pedrera restaurada y admirada por todos. Gente de todo el mundo la visita cada día y nosotros no queríamos ser menos. Queríamos conocer cómo era esta obra de Gaudí por dentro, así que hicimos una visita guiada.

La Terraza de la Pedrera

La visita guiada en la Pedrera comienza en la terraza. Tuvimos la suerte de subir los primeros y poder admirarla totalmente solos. Los elementos que más destacan son las chimeneas y salidas de aire. Gaudí se había fijado en que estos elementos, comunes a todas las terrazas, eran feos y funcionales, y quiso hacer arte donde nadie lo había hecho antes.

“Hay que observar lo que se hace usualmente e intentar mejorarlo.” – Antoni Gaudí

Visita guiada a la Pedrera: Terraza de la Pedrera
Visita guiada a la Pedrera: Terraza de la Pedrera

Chimeneas de la Pedrera

Las chimeneas de piedra parecen cuerpos con máscaras de hierro y las salidas de aire están hechas con el típico trencadís gaudiniano.

Visita guiada a la Pedrera: Chimeneas de la Pedrera
Visita guiada a la Pedrera: Chimeneas de la Pedrera
Terraza de la Pedrera: Chimeneas de la Pedrera hechas con botellas de cava
Terraza de la Pedrera: Chimeneas de la Pedrera hechas con botellas de cava

La terraza tiene muchos desniveles y escalones. En la época en que se construyó La Pedrera era extraño un edificio que no tuviera formas rectas. Podemos pensar, que como el modernismo se inspira en la naturaleza, Gaudí quería representar el edificio como una montaña. Ya se ha comparado anteriormente a la Pedrera con la montaña de Montserrat, y pondríamos la mano en el fuego diciendo que Gaudí se inspiró en ella.

Visita guiada a la Pedrera: Chimeneas y salidas de aire de la terraza de la Pedrera
Visita guiada a la Pedrera: Chimeneas y salidas de aire de la terraza de la Pedrera

Los arcos que hay en la terraza estaban calculados al milímetro. Tanto es así que podemos ver la Sagrada Familia, otra obra de Gaudí enmarcada perfectamente en uno de estos arcos. En el otro arco encontramos enmarcada la iglesia del Sagrat Cor Del Tibidabo.

Sagrada Familia enmarcada en la terraza de la Pedrera
Sagrada Familia enmarcada en la terraza de la Pedrera

Desván de la Pedrera

La terraza nos gustó tanto que nos costó de continuar con la ruta. Cuando ya decimos continuar, bajamos unos pocos escalones hasta el desván de la Pedrera. La oscuridad nos invadió y nos costó unos segundos acostumbrar la vista a la nueva luz. En el desván de la Pedrera encontramos el Espai Gaudí, una exposición donde encontramos maquetas, mobiliario y explicaciones de la obra del arquitecto.

En esta zona se encontraban los tendederos y lavadero de las viviendas, pero es uno de los lugares con más dinamismo del edificio. Está formado por arcos de ladrillo de varias alturas (¿recordáis los desniveles de la terraza?). En total hay 270 arcos en el desván de la Pedrera, cada uno de una altura y tamaño diferente. Estas formas desiguales nos hicieron imaginar que los arcos, en vez de ser ladrillo inerte, formavan parte de un ser vivo. Podían ser las costillas de un dragón y que nosotros estábamos dentro. Gaudí, si esa era tu intención, ¡chapeau!

¿Desván de la Pedrera o interior de un dragón?
¿Desván de la Pedrera o interior de un dragón?
Espai Gaudí en el desván de la Pedrera: maqueta de la Pedrera
Espai Gaudí en el desván de la Pedrera: maqueta de la Pedrera

Interior de la Pedrera: ¿Cómo es un piso de la Casa Milà?

La visita tiene su tercer y último espacio visitable un piso más abajo, donde encontramos un piso de la burguesía del siglo XX. Nos gustó que el piso estuviera amueblado, ya que en otras exposiciones similares te encuentras las habitaciones vacías y te has de imaginar tú el que había en la época en que vivía gente. Los pisos tenían luz natural en la mayoría de habitaciones, gracias al patio interior que diseñó Gaudí.

Visita guiada a la Pedrera: Patio interior de la Pedrera
Visita guiada a la Pedrera: Patio interior de la Pedrera

Dentro el piso vimos espacios como la zona del servicio, donde los acabados eran más rudimentarios, y la zona de los señores, con mejores acabados y mobiliario.

Interior del Piso de de Pedrera: zona de los señores
Interior del Piso de de Pedrera: zona de los señores
Interior del Piso de de Pedrera: zona del servicio
Interior del Piso de de Pedrera: zona del servicio

El suelo hidráulico de Gaudí en la Pedrera

De modernista lo poco que pudimos ver en este piso fue los balcones, a los que desafortunadamente no se podía salir, y el suelo de algunas habitaciones. Este suelo estaba hecho con las baldosas más conocidas de Gaudí, las que tienen forma de hexágono y motivos florales. ¡Estos modernistas se tomaban en serio el poner la naturaleza en todas partes!

Interior del Piso de de Pedrera: suelo hidráulico de Gaudí
Interior del Piso de de Pedrera: suelo hidráulico de Gaudí

Estos pisos de la época tenían algunas cosas que hoy en día encontramos normales, pero entonces eran muy innovadoras. Aparcaban los coches de caballos en el subterráneo del edificio. Aparte, el edificio estaba construido con vigas y pilares. Esto hacía que la distribución interna de los pisos pudiera ser totalmente libre. De esta forma la fachada no debía ser de carga para soportar el peso del edificio.

El modernismo hizo que lugares como este edificio pudieran suponer mucho más que terminar construyendo un lugar donde vivir. Se construía una obra de arte, primero criticada, luego aceptada y finalmente admirada. Se ha tardado años en valorar su trabajo de Gaudí en esta obra, pero finalmente ha conseguido que sea uno de los lugares emblemáticos de la ciudad en la que vivimos.

Dónde comprar la entrada de la Pedrera

Podéis comprar la entrada por internet y así os ahorraréis la cola cuando lleguéis al monumento. En esta página podéis comprarla, incluso hay una opción de entrada que podéis entrar antes de que abran. Una buena solución para evitar tener las fotos con japoneses de por medio 😜.

Como llegar a La Pedrera o Casa Milà

En metro: Para llegar a la Pedrera en metro podéis bajar en la parada de L3 Diagonal (la verde) y os dejará casi en la puerta del monumento. Otra opción es bajar en la misma parada de L5 (la azul). Tendréis que andar un par de calles hasta llegar a Passeig de Gràcia.

Autobús: Los autobuses que paran cerca de la Pedrera son el 7, el 22, el 24 y el V15. Os dejaran una calle y media más abajo de Passeig de Gràcia. La parada se llama “Pg. de Gràcia – Mallorca”.

Coche: No os recomendamos ir en coche ya que es difícil aparcar cerca del monumento. Si aún así queréis ir en transporte privado la dirección es Passeig de Gràcia, 92 y hace esquina con la calle Provença.

Aquí os dejamos con el mapa con la ubicación exacta:

Queremos agradecer al departamento de prensa de la Fundación Catalunya-La Pedrera por invitarnos a esta visita guiada a la Pedrera.

Síguenos en Youtube e Instagram.¡Escribe un comentario!

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe en tu correo cuando publiquemos los relatos de nuestros viajes.

No compartiremos tu correo con nadie y prometemos no enviarte spam. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Equipatge de mà