Guía de viaje a Viena en 3 días

Escrito por

El viaje a Viena fue el primer vuelo con nuestra peque. No queríamos un destino muy lejano. Como viajar a Viena solo suponía 3 horas de vuelo pensamos que era una opción ideal. En esta guía de viaje a Viena os vamos a contar nuestra experiencia de ver Viena en 3 días con un bebé: lo que vimos, comimos y donde dormimos.

Guia de Viaje a Viena

Alojamiento en Viena

Después de mirar unos cuantos hoteles para nuestro viaje a Viena al final nos decidimos a reservar el Hotel Leonardo Viena. No está en el centro, pero en metro puedes llegar al centro en 15 minutos (4 paradas) y si os apetece caminar en 40 minutos estaréis en el centro de Viena. Es un paseo agradable por una calle peatonal de tiendas.

El hotel está genial, nosotros, al buscar un alojamiento en Viena con un bebé, pedimos una cuna en nuestra habitación y nos dieron una habitación más grande sin pagar un euro de más (una triple en vez de una doble). La habitación era lo suficientemente grande como para que la peque pudiera tener su espacio, ya que en casa está acostumbrada a dormir sola en su habitación.

Durante nuestra estancia tuvimos un problema con el aire acondicionado de la habitación. El penúltimo día dejó de funcionar y hacía muchísimo calor. Como el hotel estaba completo no nos podían dar otra habitación triple hasta la siguiente noche. Nos trajeron un ventilador para poder soportar el calor (que cuando refrescó por la noche fue más que suficiente) y nos invitaron al desayuno como compensación por las molestias. Da gusto cuando estás en un hotel que te tratan bien e intentan hacer todo lo posible para solucionarte el problema. Incluso nos trajeron una bañera de plástico para que pudiésemos refrescar un poco a la peque.

Cómo ir del Aeropuerto Internacional de Viena al centro de Viena

Para ir desde el aeropuerto al centro de Viena tenéis varias opciones.

Tren Regional y City Airport Train (CAT)

Podéis ir en tren del aeropuerto al centro de Viena. Las dos opciones de trenes que os vamos a explicar van directos a Viena, sin hacer ninguna parada.

El CAT (City Airport Train) parece la mejor opción ya que en 16 minutos estás en el centro de Viena, pero no es la más económica. Podéis consultar los precios y comprar el billete en este enlace. Nosotros cogimos un tren regional que iba a Innsbruck pero paraba en Viena. Tardamos 15 min y sin ninguna parada hasta el centro. Esta segunda opción tiene menos frecuencia pero si se adapta a vuestros horarios os podréis ahorrar la mitad del billete. Podéis consultar los horarios y precios en esta web.

Si vais a viajar con un bebé a Viena, el inconveniente del tren regional es que aunque hay vagones con señales de carritos como si el acceso estuviese adaptado pero no es así. Hay un par o tres de escalones. Una vez dentro del vagón sí que hay un espacio para dejar el cochecito y una zona del vagón con una televisión con dibujos, mesas con juegos… El CAT no sabemos si está adaptado porque no lo llegamos a utilizar.

Autobús VAL (Vienna Airport Lines)

El VAL (Vienna Airport Lines) es la opción para ir en autobús desde el aeropuerto al centro de Viena. Hay tres líneas diferentes con paradas diferentes. Por ejemplo, si estáis en el hotel que estábamos nosotros, el VAL 1 os iría genial ya que acaba en Westbahnhof.
Las líneas 1 y 2 tienen frecuencia de cada media hora y la 3 cada hora. El tiempo depende de la línea pero para que os hagáis una idea, la línea directa (VAL 2) tarda 20 min hasta el aeropuerto.

Traslado privado desde el aeropuerto

Si no os queréis complicar la opción más cómoda, ya que os dejará en la puerta del hotel o donde queráis, es contratar un traslado privado.

Transporte público en Viena

Para viajar con un bebé una cosa que consideramos muy importante es que el metro esté adaptado para poder llegar con el cochecito al andén. Después de nuestro viaje con un bebé a París, que solo tenía una línea de metro adaptada, en este viaje no tuvimos ningún problema. En todas las estaciones, tanto de metro como de tren, había ascensores. El único problema lo tuvimos el primer día al coger el tren y un tranvía porque para subir a los vagones habían escalones. El tranvía era antiguo y tenía 4 escalones estrechos. El último día para volver al aeropuerto tuvimos más suerte y en la misma línea también habían tranvías modernos totalmente adaptados.

Billetes y precios de transporte público en Viena

Nosotros compramos el billete por días (1, 2 o 3 días) para no tener que preocuparnos de ir comprando billetes cada vez que cogíamos un transporte. Creo que no nos salió a cuenta, pero solo por la comodidad ya compensa. El billete de día cuesta 8€ y el dos días 14,10€ (precios de 2019). Realmente no son 1, 2 o 3 días sino 24, 48 o 72 horas. Así que si lo cogéis por la tarde da igual, no desaprovecharéis un día de billete.

Si no cogéis el billete por días, para comprar un billete normal tendréis que poner en la máquina de tickets a la estación a la que vais, y os calculará el precio del billete. En el hotel nos dijeron que no había billetes de viajes combinados así que pagareis por billetes sencillos en cada viaje.

Transporte en Viena – Tranvía antiguo de Viena

Un billete dentro de Viena cuesta 2,40€ (precio 2019) y tendréis que validarlo cada vez que subáis a un transporte de Viena. Si lo calculáis, con que hagas cuatro viajes en un día ya te sale a cuenta el billete de 24h. Podréis cambiar tantas veces como necesitéis de transporte con un billete mientras no hagáis un trayecto circular o vuelvas al punto de partida.

Los billetes de transporte sirven para tren, bus (incluidos los nocturnos), metro y tranvía.

Los menores de 6 años no pagan billete de tren ni de transporte público y los menores de 15 años no pagan transporte público los domingos, fiestas nacionales y vacaciones escolares (Semana Santa y verano desde el 6 de Julio al 31 de Agosto). Puede que os pidan el DNI para comprobar su edad.

Lugares qué ver en Viena

Ahora vamos a hablar de lugares que visitar en Viena que consideramos imprescindibles. Andando por el centro podremos ver la mayoría de lugares de interés de Viena.

Palacio Imperial de Hofburg

El Palacio Imperial de Hofburg era la residencia principal de los Habsburgo. Podréis ver por sus fachadas su afán por demostrar lo poderosos que eran, con estatuas de la familia luchando contra leones.

El palacio es enorme y solo verlo por fuera ya lleva un rato. Nosotros solo entramos a la Biblioteca Nacional de Austria pero también se puede visitar el Museo de Sisí o la Escuela Española de Equitación de Viena.

Palacio Imperial de Hofburg
Palacio Imperial de Hofburg

Iglesia de San Carlos Borromeo

Para nosotros fue la más bonita que vimos en Viena. Esta iglesia en honor a San Carlos Borromeo está a 10 minutos andando desde el centro de Viena. Las dos columnas de fuera de la iglesia están inspiradas en las del Mercado Trajano de Roma.

Guía de viaje a Viena - Iglesia de San Carlos Borromeo en Viena
Guía de viaje a Viena – Iglesia de San Carlos Borromeo en Viena

Biblioteca Nacional de Austria

La biblioteca Nacional de Austria, la más grande en todo Austria, tiene más de 200.000 libros y su sala de Gala es de las más bonitas del mundo. Para entrar en la biblioteca tendréis que pagar 8€ (precio 2019). Los menores de 19 años entran gratis. Nosotros cogimos el family ticket que costaba 13€ dos adultos con todos los niños que quieras.

Qué ver en Viena - Biblioteca Nacional de Austria en Viena
Qué ver en Viena – Biblioteca Nacional de Austria en Viena

Parque de atracciones Prater

Ir al Parque de Atracciones Prater es una de las cosas que más nos gustó de nuestro viaje a Viena. El Parque Prater es enorme, 6 millones de metros cuadrados. Nosotros solo vimos el parque de atracciones, que puedes entrar de forma gratuita, ya que pagas individualmente en cada atracción si quieres subir. Una de las atracciones más famosas es la Noria de Prater (de finales del siglo XIX), ya un símbolo reconocido de la ciudad de Viena.

También nos pareció interesaste saber que el parque de atracciones de Prater es el parque de atracciones más antiguo del mundo.

Noria del Parque de atracciones Prater
Noria del Parque de atracciones Prater

Palacio de Schönbrunn

El palacio de Schönbrunn, también conocido como el palacio de Sisí por las películas de Sisí Emperatriz, era al casa de veraneo de los Habsburgo. Los jardines son muy bonitos y todo el recinto es enorme. En el free tour de Viena que hicimos nos dijeron que el país de Mónaco entraría en los jardines de Schönbrunn.

Nosotros tuvimos la “mala suerte” de que el día que visitamos el Palacio de Schönbrunn había el concierto de verano de la filarmónica de Viena. Solo se hace una vez al año, y nosotros escogimos ese día para visitarlo. Una parte de los jardines estaban cerrados y el palacio cerraba en breve. Así que nos tuvimos que conformar con una visita de media mañana por la parte de los jardines a la que podíamos acceder.

Palacio de Belvedere y jardines

Cuando estábamos de camino al palacio del Belvedere encontramos una entrada con taquillas. Pensamos que sólo podríamos entrar al recinto si pagábamos entrada. No es así, los jardines son de libre acceso. Si quieres visitar el palacio sí que tienes que comprar un tíquet.

Si visitáis el Palacio de Belvedere podréis contemplar la colección más importante de arte austríacos. Nosotros no lo hicimos, solo vimos los jardines dando un paseo.

¡Vaya chaparrón nos cayó en medio del palacio de Belvedere! Llevábamos todo el día esperando la tormenta que anunciaba la app del tiempo, pero no nos esperábamos que no tuviéramos donde guarecernos. Tuvimos que correr hasta el metro y la peque gritando de contenta por la carrera que nos pegamos.

Donde comer en Viena. Restaurantes recomendados.

Cafés de Viena: Café central

Uno de los atractivos de la ciudad de Viena son sus cafés. Cafés famosos por ser punto de encuentro de científicos, artistas o escritores como Franz Kafka o Sigmund Freud y por sus postres de todos los colores y sabores. Nosotros hicimos el menú de 12€ que incluía dos platos. El servicio y la calidad de la comida fue excelente, si tuviéramos que recomendar un solo restaurante de Viena os recomendaríamos este.

El café central está bien para ir con niños ya que tienen trona.

Otros cafés famosos son el Café Mozart o el Café Sacher, conocido por ser el inventor de la tarta con ese nombre.

Restaurante de comida típica austríaca: Centimeter

A este restaurante fuimos por que lo vimos en otro blog y parecía ser una buena opción para comer comida típica austriaca. El error fue ir el segundo día, después de ir al Café Central. La calidad no era para nada la misma, aunque encontrabas platos típicos. Nos dió la sensación de lugar para turistas, caro para la calidad de los platos. Ya sabíamos que era una cadena, pero nos lo esperábamos algo mejor. Quizás cambia de un local a otro pero al menos al que fuimos nosotros no os lo recomendaríamos (el de al lado del ayuntamiento de Viena). Además no tenían trona.

La opción cómoda: Vapiano

Después de probar varios restaurantes de comida típica austríaca decidimos buscar una opción un poco más internacional. Para nosotros era importante que tuvieran trona para poder darle de comer tranquilamente.

Qué comer en Viena: Platos típicos austríacos

Estos son los platos que tenéis que tener cuenta para comer en vuestro viaje a Viena:

Käsespätzle

¡Nuestro plato favorito de Viena, sin duda! Tan favorito que los dos días para comer nos pedimos lo mismo. Cada restaurante lo hace un poco a su manera pero básicamente es pasta con queso y cebolla. Solo de pensar en los ingredientes mientras lo escribimos se nos hace la boca agua.
Lo probamos por primera vez en Munich y cuando fuimos a Viena ya sabíamos que plato íbamos pedir cuando parásemos a comer.

Guía de viaje a Viena - Nuestro plato favorito austríaco, el Käsespätzle
Guía de viaje a Viena – Nuestro plato favorito austríaco, el Käsespätzle

Schnitzel Vienés (Wiener Schnitzel)

Es un plato sencillo, escalopa de ternera rebozada con patatas y limón. Esta es la variedad de Viena pero si os vais a Alemania encontrareis diferentes variedades de Schnitzel. Si queréis probar comida típica de Viena tendréis que pedir al menos una vez el Wiener Schnitzel.

Tarta Sacher

Esta famosa tarta de chocolate se popularizó en el Café Sacher. Los propios vieneses piensan que no es para tanto, incluso han modificado la receta para que no sea tan seca como la original. Los locales te dirán que la mejor versión de la tarta es la que hace su madre. Como no la podemos probar en su casa la tendremos que probar en alguno de los cafés de la ciudad, idealmente en el que la inventó.

Reservar entradas para atracciones turísticas de Viena

Comprar las entradas por internet os puede hacer evitar colas o tener otras ventajas respecto a comprarlo allí (como tener un guía en español o ver un concierto dentro del Palacio de Schönbrunn). Aquí os dejamos los enlaces para comprar las entradas a algunos de los lugares de Viena más importantes:

Mejores tours en Viena

A nosotros nos gusta ir con cosas preparadas e ir por libre, pero de vez en cuando nos gusta coger algún que otro tour para que nos expliquen lo que estamos visitando.

Una buena opción es coger un free tour el primer día que lleguéis a la ciudad. Nosotros lo hicimos en inglés por horarios, pero hay opciones en español. Lo bueno es que pagas lo que creas conveniente, conoces la ciudad y si un sitio te ha gustado puedes volver otro día por tu cuenta y visitarlo con más calma.

Excursiones desde Viena

Nosotros estuvimos solo 3 días con lo que no podíamos hacer ninguna excursión. Si nos hubiera quedado tiempo hubiéramos ido a ver la Biblioteca del Monasterio de San Florián que está a 1 hora y algo de la ciudad.

Nosotros ya habíamos estado en Salzburgo en nuestro viaje a Múnich, pero también podéis hacer una escapada desde Viena:

Otra excursión muy típica desde Viena es Budapest. Aunque estás en otro país no hay mucha distancia de una ciudad a la otra (2-3 horas en transporte público). A nosotros nos gustó más Budapest que Viena, así que si os podéis escapar seguro que no os decepciona.

A continuación os dejamos los links para poder reservar excursiones en español:

Consejos para vuestro viaje a Viena

  • Si estáis planificando vuestros viaje a Viena ahora os recomendamos que al menos cojáis 2 días completos para visitar la ciudad. Nosotros estuvimos 3 completos pero con 2 es factible hacer lo imprescindible. Si vais a estar más días os puede interesar hacer una excursión a Salzburgo, Hallstatt o Budapest.
  • Coger el billete de transporte público de día o varios días. Nosotros cogimos el de dos días y la verdad es que aunque sea caro es la opción más cómoda. Siempre puedes improvisar y coger el transporte público cuando no tengas más ganas de andar.
  • En más de un sitio habíamos leído que Viena era una ciudad muy cara. La verdad es que a parte de los sablazos fuera de lugar por una botella de agua (en más de un restaurante) no nos pareció una ciudad excesivamente cara. Claro que nosotros vamos desde Barcelona, que no es precisamente una ciudad barata, pero nos la esperábamos mucho más cara.

Síguenos en Youtube e Instagram.¡Escribe un comentario!

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe en tu correo cuando publiquemos los relatos de nuestros viajes.

No compartiremos tu correo con nadie y prometemos no enviarte spam. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Equipatge de mà